“Tímida bajada” en los precios del aceite de oliva